Un mundo sin dinero

Actualidad

¿Un mundo sin dinero físico?

No importa donde estemos, que edad, que ocupación o que nivel socioeconómico tengamos,  vamos a estar de acuerdo con que en los últimos 10 meses el mundo cambió. La pandemia nos puso a todos en modo de cambio de vida, un acelerador fenomenal de cambios en todos los aspectos.

Desde las visiones hacia el futuro; la evolución tecnológica sobre la base de la cuarta revolución industrial y que obviamente todas las industrias y las personas estaban siendo, en mayor o menor caso, comenzando a ser afectadas. Autos eléctricos, energía limpia, trabajo a distancia, digitalización, robotización, grandes avances en diagnósticos médicos, e-commerce, etc; podríamos hacer una lista enorme de avances tecnológicos que vienen sucediendo a una velocidad formidable. Pero es absolutamente cierto, que la evolución hacia el futuro necesita de etapas y tiempos. La visión o la definición de que es realmente un cambio de paradigma, el cómo convertirlo en realidad, para mejorar la calidad de vida de las personas, es el punto quizás más importante.

En los últimos 10 meses el mundo se dió cuenta que la única herramienta que logrará hacernos ver la realidad del futuro es la tecnología. Es la base horizontal de nuestra evolución, nadie duda ahora que sin tecnología, no hay futuro, donde todos seremos usuarios y beneficiarios de esa evolución, día a día estamos caminando sobre ese futuro.

Dentro de éste proceso, la actividad económica de las empresas y de las personas se vió muy resentida por el impacto de las cuarentenas. Los declives empresariales llegaron a niveles nunca vistos y los frenos para los sectores productivos, educativos, sociales fueron necesarios para cuidar la vida de las personas.

De esa situación estamos saliendo distintos, con un crecimiento enorme del trabajo en casa, con reuniones virtuales, con menos viajes, con clases a distancia, con una enorme cantidad de plataformas de medios de pago, con fábricas robotizadas a distancia; en fin, con una forma de vida distinta que para cuando termine la amenaza del COVID 19 quedarán como realidades y nos mostrará que forzados por la situación hemos avanzado al futuro.

Una de esas realidades específicas a la cual me quiero referir especialmente es al uso del dinero como medio de pago. ¿Qué será del dinero físico en éste futuro cercano? ¿Es posible? Sí, se ha demostrado que cada vez usamos menos dinero físico y puede ser que estemos cada vez más cerca de no necesitarlo como lo hacemos ahora. Plataformas de medios de pago digitales unidas al e- commerce, criptomonedas,  lleva a que eso sea posible y muy cerca , ya lo estamos viviendo.

Todavía el dinero existe en los bancos y todavía sigue siendo transaccional en muchos casos de la misma forma que todavía por muchos años habrá autos a combustión o cadenas de retail para hacer las compras en forma física, pero ya empieza a verse la reducción del uso del dinero y las transacciones serán, en su mayoría, de manera digital; desde el origen, desde la factura misma emitida a un cliente o proveedor.

La tecnología avanza a grandes pasos, así como nuestra necesidad de utilizarla para facilitarnos y eficientizar nuestra vida. La tecnología avanza en forma de acelerador, se autoacelera y no tiene límites, eso está sucediendo y la próxima realidad es un mundo sin dinero físico; hoy es realidad, falta su aceleración, pero el futuro está en camino. “Technology walks the future”

 

Daniel Corrado

Presidente y Director ejecutivo Bilwee